lunes, marzo 01, 2010

Perlas a los cerdos: Puertas a demonios

Posted on 5:10 a. m. by Apostol Duilio Vetere Casco



Por Duilio Vetere Casco



Mateo 7:6: No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las huellen con sus patas, y volviéndose os despedacen.


La Escritura certifica que el Señor Jesucristo abriría su boca en parábolas, y esta es suficiente mención como para prestar bastante atención a cada una de sus expresiones. Este versículo que leímos más arriba en muchas oportunidades se lo ha mal interpretado, se ha dicho que no debemos hablar de cosas gloriosas a quienes no son dignos de escucharlas. Pero esto es un gran error, puesto que el sembrador más excelente, sembró la preciosa semilla de la Palabra en terrenos no muy fructíferos, entre espinos, junto al camino o en pedregales, no sembró la Palabra solamente en buena tierra. 
Por contextos, deducciones e inducciones podemos comprender que a los cerdos la Biblia los asocia a los demonios, como si estos fueran una sombra de aquellos. Lo curioso es que en la Parábola del discurso del Señor se habla de perlas... ¿Qué son las perlas? Las perlas son PUERTAS.


Leamos:


Apocalipsis 21:21Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era de una sola perla; y la calle de la ciudad era de oro puro, como cristal transparente.
Apocalipsis 21:25-27  Sus puertas nunca se cerrarán de día (pues allí no habrá noche); y traerán a ella la gloria y el honor de las naciones; y jamás entrará en ella nada inmundo, ni el que practica abominación y mentira, sino sólo aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero.


Si entendemos la Escritura con Revelación de la Palabra llegaremos a la conclusión que el Señor nos recomienda no "echar" (Gr. βάλλω = "dejar" "dar" "postrar" "derribar"), es decir, no dar las puertas a los demonios, porque estos vienen a tomar autoridad (pisar) y a despedazar (dividir) Mateo 7:6...


Otra cosa que también me llamó bastante la atención es el significado de la voz hebrea para cerdo, que es "חֲזִיר" y significa "encerrar" (como encerrados en una pocilga).


Cuando por alguna razón caemos en pecado, somos vencidos por la tentación y caemos, de una u otra manera estamos "abriendo puertas", "hacemos que se derriben las puertas que nos hacen vivir seguros", y así es que perdemos la autoridad  (teniendo puertas tenemos la autoridad de dejar entrar o no, de dejar salir o no)... cuando perdemos esa autoridad somos vulnerables a que entren demonios a estorbar, a fastidiar y sobretodo a despedazar (hacer de un todo muchos pedazos) y eso es lo que quiere el enemigo de nuestras almas; entrar a nuestras iglesias y despedazar, traer un espíritu de división provocando pleitos, peleas, "diferencias irreconciliables"... esto lo que consigue es que muchos hijos de Dios decidan apartarse, irse a una tierra lejana cual hijo pródigo. De esta manera el enemigo logra influenciar a los hijos que se van lejos y rodearlos de cerdos para apacentar.... apacentando demonios, alimentando pensamientos dañinos, pensamientos de celos, pensamientos de rencor, alimentar sentimientos de amargura, de odio y de indignación, sensaciones de rechazo y sobretodo alimentar la falta de perdon. 
Si recordamos el significado de la voz hebrea para cerdo nos tiene que quedar claro cuál es su intención: "Encerrarnos en la pocilga" ¡Encerrarnos en la pocilga! ¡para que no podamos salir ya más de allí y entonces asegurarnos que no regresaremos a recibir el AMOR NUESTRO PADRE SIEMPRE DISPUESTO A PERDONAR!!!


Hoy más que nunca los creyentes debemos orar porque las mentes que han sido engañadas por el diablo sean liberadas... para que una OLA TSUNAMI de hijos pródigos pueda "VOLVER EN SÍ" y darse cuenta que no fueron diseñados para apacentar cerdos, sino para apacentar el rebaño de Dios! 


Hay mentes cerradas (encerradas en pocilgas de enfermedad, pobreza, depresión, demencia, impotencia, negativismo, etc) y debemos orar:  


2 Corintios 10:5:  derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo...


Hay corazones cerrados (encerrados en pocilgas de odio, de rencor, maldad, celos, rivalidad, adulterio, egolatría, idolatría, etc) y solamente Dios puede abrir esos corazones cerrados cuando ministramos Su preciosa Palabra:


Hechos 16:14:  Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.


Este día decidimos NO dar perlas a los cerdos, decidimos NO abrir puertas a los demonios y nos decidimos por CRISTO, y veremos la ruptura de muchos candados de pocilgas malditas (adicciones, sectas, sexo ilícito y un inmenso etc.


Miren! Háganlo por la fe! Miren por favor! ¡¿acaso no ven a la multitud de hijos pródigos venir de regreso a la CASA de DIOS?! 




Palabra predicada por el apóstol Duilio Vetere Casco este domingo 28 de febrero de 2010 a las 19:30 hrs en la Iglesia de Av. Gaona 2918 (Flores)



Seguidores