viernes, setiembre 25, 2009

Cuatro dimensiones espirituales

Posted on 4:15 a. m. by Apostol Duilio Vetere Casco



Ezequiel 47:1-12:



"Después me hizo volver a la entrada del templo; y he aquí, brotaban aguas de debajo del umbral del templo hacia el oriente, porque la fachada del templo daba hacia el oriente. Y las aguas descendían de debajo, del lado derecho del templo, al sur del altar. Me sacó por la puerta del norte y me hizo dar la vuelta por fuera hasta la puerta exterior, por la puerta que da al oriente. Y he aquí, las aguas fluían del lado sur. Cuando el hombre salió hacia el oriente con un cordel en la mano, midió mil codos, y me hizo pasar por las aguas, con el agua hasta los tobillos. Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas, con el agua hasta las rodillas. De nuevo midió otros mil y me hizo pasar por las aguas, con el agua hasta la cintura. Y midió otros mil; y ya era un río que yo no pude vadear, porque las aguas habían crecido, aguas que tenían que pasarse a nado, un río que no se podía vadear. Entonces me dijo: Has visto, hijo de hombre? Me llevó y me hizo volver a la orilla del río. Y cuando volví, he aquí, en la orilla del río había muchísimos árboles a uno y otro lado. Y me dijo: Estas aguas salen hacia la región oriental y descienden al Arabá; luego siguen hacia el mar y desembocan en el mar; entonces las aguas del mar quedan purificadas (saneadas). Y sucederá que dondequiera que pase el río, todo ser viviente que en él se mueve, vivirá. Y habrá muchísimos peces, porque estas aguas van allá, y las otras son purificadas (saneadas); así vivirá todo por donde pase el río. Y junto a él se pararán los pescadores, y desde En-gadi hasta En-eglaim habrá un lugar para tender las redes. Sus peces serán según sus especies, como los peces del mar Grande, numerosísimos. Pero sus pantanos y marismas (lagunas) no serán purificados (saneados); serán dejados para salinas. Junto al río, en su orilla, a uno y otro lado, crecerán toda clase de árboles que den fruto para comer. Sus hojas no se marchitarán, ni faltará su fruto. Cada mes darán fruto porque sus aguas fluyen del santuario; su fruto será para comer y sus hojas para sanar."



Desarrollo:


1) Tobillos: Aquí indudablemente se nos está hablando del andar. En esta dimensión del Espíritu se pone un gran énfasis al movimiento, pues Dios anhela una iglesia que está activada, en constante movimiento, basta recordar la tremenda comisión del Señor: "id por todo el mundo", este mandato (porque no es una recomendación, es una órden y no para todos) denota una iglesia que habría de estar en una constante actividad, una iglesia que en esencia habría de ser misionera.
Estamos hablando de esta dimensión y en esta misma está la idea del andar o el caminar; pero la pregunta entonces es de qué manera debemos andar:




Andar no por vista sino por fe (2 Corintios 5:7)



Andar en el Espíritu (Gálatas 5:16-18)



En el Salmo 126 se lee que el sembrador (evangelista) va llorando y andando sembrando (predicando la palabra) la preciosa semilla; pero volverá con gran gozo trayendo sus gavillas en la gran cosecha.



En esta primera dimensión la iglesia debe estar preparada para esta tremenda tarea y debe descubrir los pies del Cuerpo de Cristo, descubrir los evangelistas que están escondidos en nuestras iglesias, de qué manera? Veamos en el libro de Rut:



Rut 3:3-5: "Lávate, pues, úngete y ponte tu mejor vestido y baja a la era; pero no te des a conocer al hombre hasta que haya comido y bebido. Y sucederá que cuando él se acueste, sabrás el lugar donde se acueste; irás, descubrirás sus pies y te acostarás; entonces él te dirá lo que debes hacer. Y ella le respondió: Todo lo que me dices, haré."



Cuando la Iglesia de Cristo se lave cada vez, reciba la unción del Señor, y se cubra ministerialmente y descienda, es decir, se humille; será entonces el momento en el cual comenzará el tiempo del descubrimiento del ministerio evangelista:



La Escritura en este pasaje que hemos leído "descubrirás sus pies".



De seguro es que en nuestras congregaciones existen ministerios evangelísticos que están "dormidos" y deben despertar.



Como se lee en Ezequiel 47, el Río de Dios es un río de sanidad, y ocurre que en muchas oportunidades en nuestras congregaciones hay pies enfermos:



2 Crónicas 16:12, 13: "En el año treinta y nueve de su reinado, Asa enfermó de los pies. Su enfermedad era grave, pero aun en su enfermedad no buscó al Señor, sino a los médicos. Y Asa durmió con sus padres. Murió el año cuarenta y uno de su reinado."



Aquí encontramos el rey Asa (cuyo nombre significa médico) enfermó de sus pies y no buscó al Señor (no hay problemas en buscar a los médicos, los hay en no buscar al Señor). Enfermó en el año 39 y murió en el 41, es decir que a los 2 años de su enfermedad muere.
Necesitamos entender que las ovejas que no paren durante dos años muere. Es por esta razón que necesitamos sanear nuestros pies en el Río de Dios!!!.




En esta dimensión se siembra la palabra, es el embarazo evangelista.



2) Rodillas: Cuando hablamos de las rodillas debemos estar hablando de otra faceta dimensional, que es la sucesión del trabajo iniciado en la etapa anterior.



Las Rodillas nos hablan de los recién nacidos, conforme lo leemos en Génesis 30:1-3; Génesis 50:22, 23; Job 3:11, 12.



Existe un tremendo ministerio que debe ser desarrollado, el ministerio de RODILLAS que reciben a los bebes; esto implica un seguimiento. Es muy sabido que muchas personas entregan sus vidas al Señor tal vez en algun evento evangelístico, etc. y luego al no hacer un seguimiento correcto, estos recién nacidos terminan muriendo, pues lo que se debe hacer es cortar el cordón umbilical, puesto que si no es cortado MUERE el niño. Cortar el cordón umbilical es cortar todo lo relacionado al mundo, a la vieja manera de vivir que viciaba el ser integral.
En esta dimensión del Espíritu entendemos la maravillosa intervención divina para que los nuevitos echen raíces en nuestras congregaciones. Es de total conocimiento muchas conversaciones entre pastores que tal vez llegan muchos hermanitos recientes, es decir que recien aceptaron a Jesucristo y que luego dejan de asistir misteriosamente. Un mínimo porcentaje es el que permanece en el Camino y es ahí que surge el interronte: Por qué? Indudablemente ha fallado el ministerio de rodilla.



En los textos mencionados más arriba notamos el tremendo impacto que es el dar a luz en las rodillas de una hermana o hermano, tal es lo que relata Génesis 30:3:



"Y ella dijo: Aquí está mi sierva Bilha; llégate a ella para que dé a luz sobre mis rodillas, para que por medio de ella yo también tenga hijos."



En este texto en el literal puede leerse: "...para que por medio de ella yo también sea edificada"



Es importante notar que el tener hijos está ligado a la edificación, cuando estamos teniendo hijos estamos siendo edificados, por tal razón se entiende que la Iglesia de Cristo es un edificio, es decir, una casa llena de hijos.



Desde luego que la Palabra de Dios nos habla de rodillas debilitadas, de rodillas que flaquean, que tiemblan, etc. esto nos indica que las rodillas deben ser fortalecidas para tremendo ministerio, y de qué manera? Doblando las rodillas: Oración.




Esta dimensión es la de seguimiento y oración.



3) Lomos: En esta tercera faceta de las dimensiones espirituales notamos el excelente ordenamiento de las etapas ministeriales. Sin esta etapa, tanto la primera como la segunda serían inútiles en un gran porcentaje, puesto que esta es la dimensión de la "adherencia":



Jeremías 13:1 y 11: "Así me dijo el Señor: Vé y cómprate un cinturón de lino y póntelo en la cintura, pero no lo metas en agua.
"Porque como el cinturón se adhiere a la cintura del hombre, así hice adherirse a mí a toda la casa de Israel y a toda la casa de Judá - declara el Señ - a fin de que fueran para mí por pueblo, por nombre, por alabanza y por gloria, pero no escucharon."



En esta etapa notamos que Dios desea una adherencia de los hijos recien nacidos a Él, procurando maravillosos fines: Para que sean PUEBLO, para que tengan NOMBRE, y una ALABANZA en sus labios, y para que la GLORIA de Jehová resplandezca sobre ellos. Pero aquellos hombres no escucharon. Estaremos escuchando nosotros? Espero que sí!



En este proceso de unidad entran en escena un sinfín de factores que no hacemos a tiempo de mirar; pero lo que debemos comprender es que la unidad al Señor se demuestra en la unidad a su Cuerpo místico, pues aquella palabra es totalmente aplicable en nuestros dís: Si no amas a tu hermano que ves, cómo amarás al que no ves?. Si no estás unido a tu hermano que ves, cómo será que estás unido al que no ves?.



4) En esta cuarta dimensión espiritual, el Río de Dios se había crecido tanto que era necesario NADAR, aquí el que no nada se ahoga, debemos meternos en las profundidades, puesto que cuanto más profunda es el agua, más grandes son los peces para pescar!!!



Me llama la atención que luego de esto Dios lo lleva a Ezequiel a la orilla para que mire. Luego de todo este trabajo el Señor te envita a que contemples tu mismo cuán grandes cosas te permitió hacer, porque este es nuestro incentivo para recomenzar cada vez.




Nos queda hablar de los árboles y los peces (reino vegetal y animal en el evangelismo para transformarlos en piedras vivas reino mineral); pero debemos dejarlo hasta aquí.




Tengo que dejar un resumen:



Pies = Evangelistas



Rodillas = Maestros



Cintura = Pastores




Profundidad de las aguas = Profetas




Parado a la orilla supervisando = Apóstoles



Dios está restaurando los cinco ministerios para que el trabajo sea completo en cada iglesia que se atreva a escuchar a Aquél que nos habla hoy.



Iglesia de Cristo, Ministerios Rhema
Apóstol Duilio Vetere Casco

Seguidores