viernes, septiembre 25, 2009

Las Cinco Casas del Cantar de los Cantares

Posted on 9:11 p. m. by Apostol Duilio Vetere Casco


Introducción:



En el Cantar de los Cantares podemos encontrarnos que se menciona cinco veces la palabra "bayith" que se traduce comunmente como "CASA", y en cada una de sus cinco apariciones podemos mirar la función de los cinco ministerios, como la casa de Dios.



Desarrollo:



Cantares 1:16, 17: "Cuán hermoso eres, amado mío, y tan placentero. Ciertamente nuestro lecho es de exhuberante verdor. Las vigas de nuestras casas son cedros, nuestros artesonados, cipreses."



Cuando miramos este verso en el hebreo notamos que la palabra Cedros es " 'erez " que a su vez deriva de " 'araz", que significa: "Ser firme" (Strong 729). Esto nos habla del "ministerio apostólico", pues este ministerio es el que sienta la doctrina, el que planta y establece lo cual nos da la idea de "firmeza". Este ministerio otorga peso doctrinal, es el peso del agua que impide que cualquier viento de doctrina se lleve arrastrando a las nubes. El ministerio apostólico otorga firmeza doctrinal, pone el fundamento que es Jesucristo. Necesitamos el ministerio apostólico para que la Iglesia de Cristo permanezca firme en la fe, contendiendo ardientemente por ella.



Cantares 2:4: "El me ha traído a la sala del banquete, y su estandarte sobre mí es el amor."

Aquí nuevamente aparece la voz hebrea "bayith" traducida en la versión de las Américas como "sala". Estudiar la Palabra en el idioma original es glorioso puesto que de esta manera descubrimos cosas que de otro modo nos sería imposible, por ejemplo lo que aquí se lee como sala del banquete, en el hebreo se lee "casa del vino", pues la voz que se mira aquí es: "yayin" (Strong 3196) y su traducción es vino. Esta casa representa al ministerio profético.
Es por todos recordado aquél pasaje de la palabra en el libro de los Hechos donde el apóstol Pedro se levanta en medio del pueblo para dar su primer mensaje diciendo que aquellos que estaban profetizando no estaban "borrachos" como ellos creín sino que era el cumplimiento profético antedicho por el profeta Joel.

Entrar a la casa del vino es entrar a la dimensión profética, es viajar al futuro y regresar al pasado para conocer en el presente, cuando recibamos palabra profética no nos durmamos en los laureles, sino más bien trabajemos arduamente para que la visión se cumpla en nuestras vidas y seamos hallados dignos.



Cantares 3:4: "Apenas los había pasado cuando hallé al que ama mi alma; lo agarré y no quise soltarlo, hasta que lo introduje en la casa de mi madre y en la alcoba de la que me concibió."



Esta casa o "bayith", es la casa de la concepción, y esto nos habla del "ministerio evangelístico", puesto que cuando hablamos de "concebir" estamos hablando de gestación y nacimiento. El mensaje del evangelista es "MORIR PARA NACER": "Te es necesario nacer de nuevo", este fue el breve y profundo mensaje evangelístico dado por Jesús a Nicodemo. Hoy el ministerio del evangelista muchas veces no cumple con su misión, prometen vida y más vida sin el proceso de muerte. Recordemos que sin muerte no hay fruto. Los peces de la parábola no eran pezcados con el fin de que vivieran en un acuario... eran pezcados con el objetivo de que murieran. Todos los peces habrín de morir, en la red o fuera de la red, allí entra en acción nuestra elección. El que muere ve descendencia...!



Cantares 8:2: "Te llevaría y te introduciría en la casa de mi madre, que me enseñaba; te daría a beber vino sazonado del zumo de mis granadas."
Esta es la casa de la enseñanza, y esta representa al ministerio magisterial. Necesitamos albergarnos en este ministerio para recibir la enseñanza de Dios, esa enseñ:anza que no es la sola letra que mata, sino la palabra envuelta en el Espíritu que da vida y nos llena de gozo, el rhema acompañado del fruto de una vida que habla.




Cantares 8:7: "Las muchas aguas no pueden extinguir el amor, ni los ríos lo anegarán; si el hombre diera todos los bienes de su casa por amor, de cierto lo menospreciarían."

Aquí se puede ver la "casa pastoral", este es el ministerio que promueve que demos todo por amor, si alguien dará servicio, será por amor; si alguien dará alabanza, será por amor; pues de gracia hemos recibido, y de gracia debemos dar.



Conclusión:



El Cantar de los Cantares es el libro del amado y su amada, en él se describe la relación amorosa de Cristo y su Iglesia. Necesitamos, al igual que la novia casadera, tener cinco casas en las cuales refugiarnos hasta que la Novia diga:



"Apresúrate, amado mío, y sé semejante al corzo, o al cervatillo, sobre las montañas de los aromas." (Cantares 8:14).



Apóstol Duilio Vetere Casco
RHEMA Ministerios

Seguidores