miércoles, septiembre 30, 2009

El Camino, la Mentira y la Muerte

Posted on 9:55 p. m. by Apostol Duilio Vetere Casco



"No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para vosotros. Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros. Y conocéis el camino adonde voy. Tomás le dijo: Señor, si no sabemos adónde vas, cómo vamos a conocer el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. Si me hubieras conocido, también hubierais conocido a mi Padre; desde ahora le conocéis y le habéis visto."


Cuando llegamos a los pies de Cristo comenzamos a transitar el camino del evangelio, y yendo por esta senda conocemos la verdad que nos lleva a la vida. La Palabra no sólo nos habla del Camino angosto o de la puerta estrecha; sino que también existe una puerta amplia y un camino ancho que llevan a la destrucción a todos aquellos incautos que escojan perderse. Parece paradojal; pero lo cierto es que todos los que se pierden, escogen la perdición al rechazar la Salvación ofrecida por Jesucristo. En las Escrituras nos encontramos con muchas clases de CAMINOS, algunos que parecen ser buenos a los ojos racionales; pero que al final son caminos de muerte, "el camino de los pecadores" (Salmo 1); "el camino de los violentos" (Salmo 17); pero en la carta del apóstol Judas encontramos el Anti-Tabernáculo:


Judas 11: "Ay de ellos! Porque han seguido el Camino de Caín, y por lucro se lanzaron al error de Balaam, y perecieron en la rebelión de Coré."


Tabernáculo                                         Anti-Tabernáculo

Camino: ATRIO                                       Camino: Caín: ANTI-ATRIO
Verdad: L. SANTO                                   Mentira: Balaam: ANTI-L. SANTO
Vida: L. SANTISIMO                                 Muerte: Coré: ANTI-L. SANTISIMO


El Camino de Caín: Anti- Atrio


"Entrad por sus puertas con una ofrenda de gratitud, y a sus atrios con alabanza. Dadle gracias, bendecid su nombre." (Salmo 100:4)


Para enteder el Anti-Atrio, primero debemos entender el Atrio. El Atrio, o los atrios, también llamados el patio exterior era el primer contacto que se tenía con lo relacionado al culto. Desde el atrio se podía ver el sacrificio del cordero y la fuente de bronce en la cual se purificaban los sacerdotes. Existían, ya avanzado el tiempo y construído el Templo, distintas clases de atrios, pues había el llamado Atrio o patio de las mujeres. El atrio era un lugar de preferencia, aunque en el orden del santuario, el más alejado de la Gloria Shejinah. En el atrio la luz del sol iluminaba a todos por igual, tal como está escrito que el sol sale para justos como para aquellos que no lo son, para malos como para buenos. Cuando hablamos de los atrios, inmediatamente recordamos aquellas palabras del Salmista: "Prefiero estar un día en tus atrios, que mil fuera de ellos", Por qué? En figura hoy el atrio representa la Salvación otorgada por Jesús, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, sencillamente estaba diciendo el salmista que de nada le serviría vivir mil días sin salvación, cuando en un sólo día podía ser salvo. Allí se daba lugar a la limpieza con agua para luego sí poder entrar al Lugar Santo. Visto esto analicemos qué es el Anti-Atrio. Desde luego representa el rechazo total de la obra redentora del Mesías. Sólo puede entrarse al atrio con alabanzas, el que no alaba no entra. Es por tal razón que en los cultos existe un orden que no lo puso el hombre sino que es de Dios.


Primero, Alabanza; luego, Adoración; primero Atrios y luego Lugar Santo. No había otra forma de entrar en aquél entonces, y no veo porqué hoy habría de ser diferente. El que no alaba no entra.


A Adán y Eva les dieron un paraíso. A nosotros nos han dado un paraíso. ¨Cómo fue el inicio de nuestro matrimonio? Pudo haber sido malo, pero en Cristo se puede arreglar el curso del matrimonio. Nosotros debemos de cuidarlo y labrarlo en amor. Dependiendo del trabajo que hayamos hecho el paraíso será nuestro o nos será quitado. Si lo hubiesemos perdido lo recuperamos muriendo, en la medida en que Cristo señoree nuestro matrimonio.


La Mentira de Balaam: Anti-Lugar Santo


El Lugar Santo es el lugar del servicio, allí los sacerdotes ministraban al Señor, cuidando las lámparas, poniéndole el aceite, comiendo el pan consagrado y colocando los frescos, limpiando, etc. Esto implica que este era un lugar de mucho trabajo para los sacerdotes, y nos habla principalmente del Servicio al Señor.


El Anti lugar santo nos habla del anti servicio, lo cual es servir con fe fingida (1 Timoteo 1:5; 2 Timoteo 1:5), a un servicio mentiroso se llega con una alabanza o adoración mentirosa, pues no olvidemos que el Padre busca adoradores VERDADEROS, no mentirosos, no hipócritas. El que comienza por el camino de la alabanza no sincera a Dios, continúa con el Servicio Fingido y esto culmina con la MUERTE.


La muerte de Coré: Anti- Lugar Santísimo


El Lugar Santísimo es el sitio donde la KAVOD, la GLORIA del Señor se manifiesta, hoy tenemos entrada libremente al trono de la gracia por medio del sacrificio de Cristo, aquí está la vida que es la luz de los hombres (Juan 1:4); pero en el anti lugar santísimo se manifiesta la muerte que es las tinieblas de los que rechazan al Señor, por amar más las tinieblas que la luz (Juan 3:19).


La rebelión de Coré lo llevó a él y a sus seguidores a la muerte, o para ser más exactos a perecer, pues la Palabra nos deja ver que por alguna razón Coré y sus aliados están aún con vida, y esto no es de extrañarse, pues así como del lado de la luz Dios se llevó a muchos sin morir, tal el caso de Enoc y Elís, lo mismo es totalmente probable que aquellos rebeldes se encuentren en el Seol aun con vida.


El Señor nos dejó marcado el trayecto que debemos seguir, sólo que está en nosotros optar por el CAMINO y la VERDAD y la VIDA, o la antítesis satánica, que es el CAMINO y la MENTIRA y la MUERTE.


Apóstol Duilio Vetere Casco
RHEMA Ministerios

Seguidores