lunes, noviembre 02, 2009

Bueyes acorneadores

Posted on 5:03 p. m. by Apostol Duilio Vetere Casco



Éxodo 21:28-32: Si un buey acorneare a hombre o a mujer, y a causa de ello muriere, el buey será apedreado, y no será comida su carne; mas el dueño del buey será absuelto. Pero si el buey fuere acorneador desde tiempo atrás, y a su dueño se le hubiere notificado, y no lo hubiere guardado, y matare a hombre o mujer, el buey será apedreado, y también morirá su dueño. Si le fuere impuesto precio de rescate, entonces dará por el rescate de su persona cuanto le fuere impuesto. Haya acorneado a hijo, o haya acorneado a hija, conforme a este juicio se hará con él. Si el buey acorneare a un siervo o a una sierva, pagará su dueño treinta siclos de plata, y el buey será apedreado.

El pueblo hebreo contaba con distintos tipos de legislación: Ceremoniales, Civiles, higiénicas, alimenticias, matrimoniales, comerciales etc. Todas y cada una de ellas tienen una enseñanza aplicable para nosotros.

Los versículos que acabamos de leer más arriba son un notable ejemplo de esto que estamos afirmando.

Cuando la Escritura nos habla de cuáles deben ser los procedimientos a realizarse cuando hubiere un buey acorneador, desde luego no se está refiriendo literalmente a si tenemos un buey; aunque en aquél tiempo así era; sino que hoy debemos aplicarlo espiritualmente.
El apóstol Pablo dejó una tremenda enseñanza que debemos analizar:

1 Corintios 9:7-10: ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño? ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley? Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.

Es interesante notar que a Pablo se le revela por el Espíritu que cuando se habló en la Tora con respecto a los bueyes en realidad se estaba hablando de los ministros. Es así que Pablo identifica a los bueyes con los ministros.

Lo tremendo de esto es que la Palabra de Dios nos dice que hay bueyes acorneadores.

Ministros Acorneadores

La palabra menciona a los bueyes acorneadores (quienes golpean con los cuernos, violentos) y se emplea la voz hebrea נָגַח nagákj; raíz prim.; topetear con los cuernos; fig. guerrear contra: acornear, contender.

Esta misma palabra aparece solamente en 10 versículos, y es interesante notar que al Anticristo e incluso a su gobierno se lo describe como una bestia que sube del mar (naciones) con siete cabezas y DIEZ CUERNOS. (Apocalipsis 13:1)

Vamos a ver rápidamente algunos ejemplos en unos pocos pasajes en los cuales aparece esta voz hebrea: nagákj...

Autoritarismo

Exodo 21:28: Si un buey acorneare a hombre o a mujer, y a causa de ello muriere, el buey será apedreado, y no será comida su carne; mas el dueño del buey será absuelto.

Los cuernos en la Biblia son figura de poder, incluso en algunos contextos son figura de la unción, ya que los cuernos eran uno de los lugares donde se conservaba el aceite con el cual se ungían a los sacerdotes, profetas y reyes.

Hoy día pueden existir ministros en las congregaciones, que haciendo un mal uso de la autoridad (poder, unción) maltratan al pueblo y a los servidores. Por lo general son personas autoritarias, que "necesitan" demostrar su poder en los más débiles porque ellos mismos tienen serios problemas en el alma (menosprecio, baja autoestima, complejos de inferioridad); pero por no admitir estos conflictos y al no tener una adecuada ministración, se convierten en bueyes corneadores que terminan muriendo lapidados, enterrados en las piedras de los legalismos. Porque como midieron serán medidos.

Profecías Mentirosas

1 Reyes 22:11-27: Y Sedequías hijo de Quenaana se había hecho unos cuernos de hierro, y dijo: Así ha dicho Jehová: Con éstos acornearás a los sirios hasta acabarlos. Y todos los profetas profetizaban de la misma manera, diciendo: Sube a Ramot de Galaad, y serás prosperado; porque Jehová la entregará en mano del rey. Y el mensajero que había ido a llamar a Micaías, le habló diciendo: He aquí que las palabras de los profetas a una voz anuncian al rey cosas buenas; sea ahora tu palabra conforme a la palabra de alguno de ellos, y anuncia también buen éxito. Y Micaías respondió: Vive Jehová, que lo que Jehová me hablare, eso diré. Vino, pues, al rey, y el rey le dijo: Micaías, ¿iremos a pelear contra Ramot de Galaad, o la dejaremos? El le respondió: Sube, y serás prosperado, y Jehová la entregará en mano del rey. Y el rey le dijo: ¿Hasta cuántas veces he de exigirte que no me digas sino la verdad en el nombre de Jehová? Entonces él dijo: Yo vi a todo Israel esparcido por los montes, como ovejas que no tienen pastor; y Jehová dijo: Estos no tienen señor; vuélvase cada uno a su casa en paz. Y el rey de Israel dijo a Josafat: ¿No te lo había yo dicho? Ninguna cosa buena profetizará él acerca de mí, sino solamente el mal. Entonces él dijo: Oye, pues, palabra de Jehová: Yo vi a Jehová sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba junto a él, a su derecha y a su izquierda. Y Jehová dijo: ¿Quién inducirá a Acab, para que suba y caiga en Ramot de Galaad? Y uno decía de una manera, y otro decía de otra. Y salió un espíritu y se puso delante de Jehová, y dijo: Yo le induciré. Y Jehová le dijo: ¿De qué manera? El dijo: Yo saldré, y seré espíritu de mentira en boca de todos sus profetas. Y él dijo: Le inducirás, y aun lo conseguirás; vé, pues, y hazlo así. Y ahora, he aquí Jehová ha puesto espíritu de mentira en la boca de todos tus profetas, y Jehová ha decretado el mal acerca de ti. Entonces se acercó Sedequías hijo de Quenaana y golpeó a Micaías en la mejilla, diciendo: ¿Por dónde se fue de mí el Espíritu de Jehová para hablarte a ti? Y Micaías respondió: He aquí tú lo verás en aquel día, cuando te irás metiendo de aposento en aposento para esconderte. Entonces el rey de Israel dijo: Toma a Micaías, y llévalo a Amón gobernador de la ciudad, y a Joás hijo del rey; y dirás: Así ha dicho el rey: Echad a éste en la cárcel, y mantenedle con pan de angustia y con agua de aflicción, hasta que yo vuelva en paz.

Estos prometen cosas vanas, profetizan mentiras para mantener al pueblo engañado, para someterlos y volverlos esclavos, prisioneros de guerra. Son los que reaccionan con violencia cuando alguien de parte de Dios dice la verdad. Su orgullo y el engaño que hay en sus corazones los llevan a convertir en secta lo que comenzó como un verdadero servicio a Dios. Piensan que nadie más puede recibir una Palabra de Dios, que solamente a ellos les habla Dios, y golpean a las ovejas y a sus consiervos, los meten en prisiones de maldición para que comiencen a comer pan de angustia y aguas de aflicción.

Aunque parezca imposible... hay mucho pueblo que se encuentra así. Pero Jesucristo vino a dar libertad a los cautivos, y oro para que este escrito sea útil para enseñar conocimiento, y conociendo la verdad sean libres en el Nombre de Jesús!

Falta de Amor y Misericordia

Ezequiel 34:17-23: Y tú, rebaño mío, así dice el Señor, Yahvé: Yo mismo juzgaré entre oveja y oveja y entre carneros y machos cabríos. ¿No os bastaba a vosotros apacentaros en lo mejor de los pastos, que pisoteabais además con vuestras pezuñas el resto del pasto? ¿Beber el agua clara y no enturbiar con vuestras pisadas la que queda? ¿Mis ovejas van a tener que comer lo que vosotros hollasteis con los pies, y beber lo que con ellos enturbiasteis? Por eso así dice el Señor, Yahvé: Yo juzgaré entre la oveja gorda y la flaca. Y como empujáis con el flanco y las espaldas y acorneáis con los cuernos a las débiles, hasta que las echáis y las hacéis descarriar, yo protegeré a mis ovejas para que no se descarríen, y yo juzgaré entre oveja y oveja. Suscitaré para ellas un pastor único, que las apacentará. Mi siervo David, él las apacentará, él será su pastor. (Biblia versión Nácar-Colunga)

Estos con sus actitudes logran que las ovejas del Señor se aparten del camino, solo les importa apacentarse así mismos, solamente quieren la "lana" de las ovejas, no aman a las ovejas, aman lo que ellas les puedan dar.

Dios anhela que se levante una generación de bueyes que conozcan a Su Señor, y no sean rebeldes a su voz:

Isaías 1:3: El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento.

Apóstol Duilio Vetere Casco
Rhema Ministerios Central

Seguidores