miércoles, noviembre 11, 2009

Los Tres Génesis del Hombre

Posted on 4:09 a. m. by Apostol Duilio Vetere Casco



Es muy interesante conocer que la palabra para decir "herencia" (hablando de genética) en hebreo es la voz "torahstí". Esta palabra tiene su raíz en la voz "torah" que bajo ningún punto de vista significa "Ley", sino instrucción. Con esto podemos notar que hay una instrucción que se transmite genéticamente, hay un traspaso de información que se transmite de generación a generación por la vía genética, por herencia.

Genética:

La genética (del término "Gen", que proviene de la palabra griega γένος y significa "descendencia") es el campo de las ciencias biológicas que trata de comprender cómo la herencia biológica es transmitida de una generación a la siguiente, y cómo se efectúa el desarrollo de las características que controlan estos procesos.

En este tema no vamos a tratar aspectos relacionados con la ciencia, en primer lugar porque vamos a tratar el aspecto espiritual; y por otro lado no me siento capacitado para abordar un tema científico de esta envergadura.

Genética, genes, génesis:

El hombre era bueno en gran manera al ser creado; pero luego de la caída comenzó a deteriorarse, pero en Jesucristo Dios anhela restaurarnos.

Comenzaré diciendo algo muy sencillo: El plan de Dios es regenerarnos, mientras que el plan del diablo fue y sigue siendo degenerarnos.

Por esta razón el Señor desea cambiar nuestros genes colocándonos los suyos propios, la genética divina (espiritual):

Mateo 26:27, 28: Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

¿Qué es la Re-Generación?

Tito 3:4-7: Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.

Esta palabra "regeneración" es palingenesia (παλιγγενεσία G3824) nuevo nacimiento (palin, de nuevo; genesis, nacimiento). En otras palabras podemos también traducirla como "Regresar al génesis". Esto es lo que Dios anhela, que volvamos al Génesis, al estado de perfección con nuestro hacedor.

La palabra "Génesis" aparece de Mateo hasta Apocalipsis solamente en tres oportunidades... abarcando así nuestro ser integral: Espíritu, alma y cuerpo (1 Tes 5:23)

Espíritu:

Mateo 1:1: Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.

Aquí en el texto griego la palabra genealogía es "génesis", de esta forma leeríamos: Libro del génesis de Jesucristo!

El Postrer Adán es quien nos introduce en el mismo lugar de donde nos sacó el primer Adán!

Quiere decir que volver al génesis (regenerarnos) solamente es posible cuando nos volvemos a Jesucristo "el postrer Adan" para sumergirnos en él. Espíritu vivificante... (1 Cor 15:45)

Alma:

La segunda vez que aparece la palabra génesis es en la carta de Santiago:

Santiago 1:21-25: Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

Aquí cuando el apóstol habla del hombre que considera su rostro natural, se está refiriendo al rostro "génesis", el rostro original, con el cual nació.

Me interesó mucho leer esta porción en la Biblia Torres-Amat:

Santiago 1:22, 23: Porque quien se contenta con oír la palabra de Dios, y no la practica, será parecido a un hombre que contempla al espejo su rostro nativo ensuciado con algunas manchas, y que no hace más que mirarse, y se va sin quitarlas, y luego se olvidó de cómo está.

Debemos aplicar la Palabra a nuestra vida, y así limpiar nuestra alma de aquellas manchas que traemos originalmente (génesis, cuando Adán pecó todos pecamos y fuimos destituidos de la gloria de Dios)

Cuerpo:

La tercera y última vez que aparece la palabra "génesis" nuevamente ocurre en Santiago:

Santiago 3:6: Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.

Inflama la rueda (ciclo) del génesis.

Tremendo esto! La lengua puede contaminar manchar, (también puede traducirse como traer desgracia) a nuestro cuerpo.

La Biblia Peshitta dice:

Así pues, la lengua es un fuego, y el mundo de pecado es como un bosque, y la lengua, al estar entre nuestros miembros, contamina todo nuestro cuerpo e inflama nuestra descendencia, la cual avanza como ruedas, y al igual que el fuego, quema.

Cuando llegamos a Jesucristo lo que ocurrió es que fuimos regresados al Génesis, al ambiente ideal que Dios formó para nosotros; para que por medio de la Palabra ministremos (quitemos manchas a) nuestra alma... pero nuestra lengua (lo que hablamos) puede contaminarnos, e incluso puede ser utilizada por el infierno para afectar nuestra descendencia, nuestra herencia, nuestra genética, nuestro génesis.

Cuidemos nuestra lengua, porque muchas desgracias hemos padecido por no haberla controlado.

1 Pedro 3:8-12: Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición. Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño; Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala. Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.

Pudimos haber nacido con problemas en nuestra genética; pero en el Señor seremos regenerados!

Apóstol Duilio Vetere Casco
Rhema Ministerios Central

Seguidores